Metodología

El Arte en todas sus manifestaciones, constituye una poderosa herramienta tanto de Desarrollo Personal como de Desarrollo Social.
En cuanto al desarrollo personal, constituye una vía para el autoconocimiento, contribuye a una mayor comprensión de procesos personales, a su cierre y valoración; permite una percepción más amplia de la realidad ya que estimula la intuición y conecta con lo sensible, con las emociones.

Los espacios creativos permiten a los participantes contactar con sus múltiples posibilidades de creación: aprender a contactar con el bagaje cultural de cada uno, desarrollar proyectos personales (lo que genera una mayor seguridad en sí mismo y aumenta la autoconfianza), aprender a generar vínculos con los otros desde el reconocimiento, la valoración y el respeto.

Por otra parte, los procesos creativos y de expresión, contribuyen a flexibilizar estructuras de percepción y pensamiento: funciona como integrador de las capacidades humanas, ya que en el proceso creativo y de ejecución de la ‘obra’ se produce la conjunción del Hemisferio Izquierdo y Hemisferio Derecho de la Neocorteza Cerebral, involucrando además al Cerebro Límbico y el registro emocional; conecta además con la satisfacción de plasmar en algo matérico, imágenes y emociones individuales y que ningún otro ser podría generar; conecta con lo originario de cada uno de nosotros.

En relación al arte como herramienta de Desarrollo Social, planteamos que acercarse a lo creativo de cada uno, genera vínculos con los demás, vínculos profundos que van más allá de la experiencia cotidiana; lo cual nos pone en situación de seguir generando acciones creativas-constructivas con los otros. Relacionarnos desde la creación y la creatividad puede ser una poderosa herramienta de inclusión.

Si se trabaja colectivamente, contactamos con la experiencia de tener objetivos comunes, tal vez planteamientos de inicio y búsqueda similares, y la posibilidad de llegar a multiples soluciones, lo que nos permite el enriquecimiento colectivo a partir de las diferentes miradas. De esta manera nos entrenamos en trabajar grupalmente, abrirnos y flexibilizarnos ante las ‘soluciones’ de los otros y a seguir buscando ‘caminos’ colectivamente por pura satisfacción.

Por otra parte, el Arte y los Procesos Creativos y de Expresión, desde su mirada sistémica y global, nos permiten percibir las interrelaciones subyacentes en la realidad y plantear nuevos ángulos, intersticios y opciones de acción en función de una transformación personal y social que nos demanda hoy el mundo.

Con propuestas venidas del Arte, la Creación y la Expresión queremos contribuir con el desarrollo del tejido social y la convivencia, buscamos relacionarnos desde el respeto al otro, el respeto de sus capacidades y especialmente el respeto al bagaje cultural que como sabemos, determina la ‘mirada’ y la ‘comprensión’ del mundo.

Nieves Batista,Artista Plástica y Educadora Emocional por la UB
Enero 2007